BRASIL. En el brindis, un perdón para los corruptos

El gobierno endureció hoy su posición al ratificar el indulto presidencial que favorece a los condenados en la causa Lava Jato, mientras el tema llegó al Supremo Tribunal Federal, ante el pedido de la Fiscalía General de la República.

 

La jueza Carmen Lucia Antunes, presidente del Supremo, quedó a cargo del caso que alteró la relativa calma que imperaba en Brasilia en vísperas del Año Nuevo y en medio del receso parlamentario.

 

El ministro de Justicia, Torquato Jardim, afirmó hoy que no hay “ninguna” posibilidad de que el mandatario revea el indulto navideño publicado la semana pasada.

 

Jardim habló con el diario Folha de San Pablo luego de reunirse este jueves con Temer en el Palacio de Jaburú, la residencia oficial en Brasilia.

 

La posición del gobierno no será revisada pese a que ayer por la noche la procuradora general de la República, Raquel Dodge, denunció el perdón que beneficiará a los condenados en el proceso Lava Jato.

 

La causa “Lava Jato está puesta en riesgo” con la medida promulgada por Temer, afirmó la procuradora Dodge que pidió la suspensión del mismo ante el Supremo.

 

“Sin ninguna razón específica se amplían los beneficios y se crea un potencial escenario de impunidad en el país”, planteó la jefa del Ministerio Público en su presentación ante el Supremo.

 

La iniciativa de Temer, del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), determinó que los presos por corrupción y lavado de dinero cumplan solo un quinto de sus penas y sean eximidos de pagar las multas por el dinero resultante de sus estafas.

 

Varios correligionarios de Temer, como el poderoso exjefe de Diputados Eduardo Cunha, pueden ser alcanzados por esta atenuación de las condenas.

 

También están entre los potenciales favorecidos el jefe de gabinete, ministro Eliseu Padilha y el exministro Geddel Vieira Lima, preso por esconder 16 millones de dólares, ambos del PMDB.

 

El perdón podría incluir al propio Michel Temer, quien fue envuelto en dos procesos dentro de Lava Jato, uno por corrupción y otro por asociación ilícita.