AUTOS. VW suspende a ejecutivo por pruebas con seres humanos

Las pruebas con monos y humanos en el sector automotor alemán se cobraron este martes su primera víctima con la suspensión de un alto ejecutivo de Volkswagen, un escándalo que ha “impactado” a la Unión Europea.

 

El fabricante de automóviles alemán suspendió a un alto cargo, Thomas Steg, por el papel desempeñado, según él mismo admitió, en la organización de las pruebas con monos para medir el impacto de las emisiones de gases contaminantes. Steg “fue suspendido de su cargo hasta que estos hechos se esclarezcan”, indicó Volkswagen y aseguró que este es tan solo el comienzo de la investigación.

 

Steg, encargado de las relaciones públicas e institucionales del grupo automotor, admitió en el diario Bild que estaba al tanto de las pruebas destinadas a estudiar los efectos de la contaminación de los motores diésel de Volkswagen, un grupo salpicado también por otro escándalo: la manipulación de datos para que parecieran menos contaminantes.

 

En su defensa, dijo haber impedido que estos experimentos se realizaran con humanos, a través del EUGT, un organismo de investigación financiado por Volkswagen, sus competidores Daimler, BMW y el fabricante de equipos electrónicos Bosch.

 

“Este estudio nunca debería haberse realizado, con humanos o con monos. Lo que sucedió nunca debería haber sucedido, lo lamento realmente”, dijo Steg, que antes de trabajar en Volkswagen fue portavoz del canciller socialdemócrata Gerhard Schröder.

 

Los fabricantes de vehículos alemanes, comenzando por Volkswagen, se ven sometidos a una intensa presión política por este caso.

 

El Gobierno alemán denunció el lunes estos experimentos injustificables desde el punto de vista ético y anunció que convocará a los fabricantes ante la comisión de investigación encargada del dieselgate para que indague también sobre estas acusaciones.

 

De su lado la Comisión Europea expresó este martes su indignación. “Estamos impactados por las noticias como todos los demás”, indicó el vocero del ejecutivo comunitario. afp

 

La comisaria europea de Industria, Elzbieta Bienkowska, lo tachó de “poco ético e inaceptable” para “cualquier compañía europea en el siglo XXI”. Otro portavoz agregó que la Comisión tomó “nota del hecho que las autoridades alemanas contemplan realizar una investigación sobre el tema” y espera “que lo hagan”.